lunes, 31 de agosto de 2009

¿Y después de las vacaciones?... volver a empezar

Hoy es mi último día de vacaciones. ¿Es posible reanudar el trabajo después de tanto tiempo? Al principio de empezar las vacaciones pensé que era imposible estar tanto tiempo offline, pero se puede decir que no he tocado un ordenador durante más de 20 días. ¿Cómo puede ser? Pues sí, lo reconozco, he dejado por completo mi cuenta facebook, twitter, linkedin, google reader y llevo sin escribir todo ese tiempo. Y ¿cómo me he sentido? Al principio estaba algo desesperada por tener conexión y abrir mi email. Incluso llegué a llevarme el mac al apartamento de la playa donde veraneaba, esperando conectarme en un bar con wifi. Pero pasar el día con los niños llega a cansarte de tal manera, que se te quitan todas las ganas de conectarte. Cansancio feliz, pero cansancio.

¿Y qué es un verano offline? niños, risas, diversión, lectura, playa, coche, calor, aires acondicionados, comida, bebida, piscina... Pero si tengo que definir este verano, me quedo con dos palabras: moving y medusa.

- Moving: Mi hijo pequeño está totalmente obsesionado con la canción de Macaco. Y cuando digo obsesionado hablo de la obsesión que tenemos algunos de nosotros con la web 2.0. Cada vez que veía una radio o un ordenador, su única palabra era "moving". Tiene dos años y ya conoce el logo de Spotify. Y espera que la radio funcione igual, que seleccionemos la canción que queramos y la podamos escuchar una y otra vez hasta la saciedad.




- Medusa: ¿Habéis tocado alguna vez una medusa? Estaba en el agua intentando aprender a utilizar aletas con mi hermana cuando de pronto noté un cosquilleo en la pierna, en ese momento, como si hubiera sido el picotazo de un mosquito, fui a tocarme la pierna, y toqué algo esférico con la mano. Cuando se lo dije a mi hermana, me dijo "salgamos del agua". Menudo subidón de adrenalina. Creo que nunca he nadado tan rápido, seguro que a pesar de mi poca práctica en carreras de natación, ese día debí superar mi tiempo en estilo crol. Cuando llegué a la orilla estaba sin aliento y con un miedo en el cuerpo, que ni el "furious baco" de Port Aventura. Al final la picada no fue importante, pero siempre me quedará esa sensación de miedo en el cuerpo. Os dejo la foto.

Después de estas aventuras y desventuras... volver a levantarse a las 6 de la mañana e ir a tope durante todo el día, entre el trabajo y los niños, va a ser duro. Las oportunidades que se avecinan en mi carrera profesional serán la adrenalina que espero me permita volver con energías renovadas y con muchas ganas de hacer cosas interesantes.

A todos aquellos que os incorporáis o os habéis incorporado esta semana, os deseo una buena entrada en el nuevo "curso escolar". No os equivoquéis de clase y no os dejéis el bocata en casa.

2 comentarios:

  1. ¡Tiburón, tiburón! ¡Tiburón a la vista!
    Esther, gritaste más en el Furious Baco que cuando te picó la medusa. Eso sí, nadaste tan rápido que te olvidaste de que tenías una hermana.

    ResponderEliminar
  2. Bueno bueno, no te pases. No es que me olvidara, ví que íbas detrás mío ;P

    ResponderEliminar